Historia

... o como VMC Peche se ha consolidado y convertido en el líder mundial de los anzuelos triples y proveedor de 70 países en el mundo entero.

En 1910, la producción de anzuelos comienza en Grandvillars, en el Este de Francia pero la historia de esta empresa familiar empieza mucho antes del principio del siglo 20.

En 1976, la familia Viellard nombra a Jean-Baptiste Migeon como director del forjado de acero. Cuando la hija de Jean-Baptiste se casa con Juvenal Viellard, en 1835, se asocian las iniciales de las dos familias para formar “VMC”. En 1996, la sociedad Viellard Migeon and Company, la empresa matriz, se incorpora a la muy “prestigiosa” asociación de empresas familiares y bicentenarios: ‘Los Henokiens’.

1910

los primeros anzuelos VMC

La empresa familiar francesa Viellard Migeon & Cie, creada en 1796, empieza con la fabricación de anzuelos.

En esta época, una de las cunas de la fabricación de anzuelos se situaba en Redditch (Inglaterra). En ese contexto, en 1910, el director, Charles Viellard, recurre a una decena de familias procedentes de las Midlands para empezar la producción de los anzuelos en las Forjas de la familia.

Al principio, se venden los anzuelos bajo la marca “La Bouée”.

1938

la fábrica de anzuelos VMC

Dado que la actividad es próspera, una fábrica dedicada a la producción de anzuelos abre sus puertas en Morvillars (Francia). Esta fábrica aún produce los anzuelos VMC.

1950

la edad de oro

Ahora, VMC emplea a 450 personas y ocupa el primer puesto en el mercado francés de anzuelos de pesca.

La situación económica crítica de posguerra tuvo un impacto mayor en la calidad del acero y aumenta la competencia extranjera lo que promete nuevos desafíos.

1969

un líder visionario

Llegada de un nuevo director Christophe Viellard con una doble estrategia para salvar la actividad de la empresa: automatización de la producción y desarrollo comercial a nivel internacional. Su ambición era convertirse en el número 1 en el mercado del anzuelo triple.

En 1973, la sociedad experimenta un espectacular aumento y se crea VMC PECHE, una empresa independiente y controlada por la empresa matriz.

 

1970s

revolución tecnológica

Se nombra Norbert Heyer como director de fábrica. En colaboración con el ingeniero Roger Billet, inventan y construyen máquinas automáticas únicas en el mundo.

En 1974, la capacidad de producción diaria aumenta de 5000 a 60 000 anzuelos.

 

1980s

crecimiento internacional

Gracias al aumento de la producción, nuevos mercados aparecen para VMC PECHE. La creación de filiales de distribución internacionales y la obtención de contratos con agentes extranjeros se hacen necesarias: apertura de VMC INC. (Minnesota, Estados Unidos) en 1981 y luego, creación de las filiales en Alemania, Polonia, Ucrania, Rusia y Brasil.

 

1981

effta: una nueva voz para la industria

VMC es uno de los miembros fundadores de la asociación EFTTA (European Fishing Tackle Trade Association) y de los primeros salones profesionales europeos.

 

1990 onwards

una multitud de tecnologías

VMC sigue su desarrollo y crea varias innovaciones específicas en la concepción y la fabricación de anzuelos de alta tecnología: CONE CUT®, VANADIUM®, FASTGRIP®, BARBARIAN®, SURESET® (SCORPIC), PERMASTEEL®, SPARK POINT®, SPINSHOT® y STRATEGIK®.

 

1995

creación de VMC EUROPE

Creación de VMC EUROPE, una filial situada cerca de la fábrica que se encarga de la distribución en Europa. Esta entidad está dirigida por Norbert HEYER.

 

2000

nacimiento del grupo Rapala-VMC

(visita el sitio Web del grupo)

VMC, líder mundial en la producción y venta de anzuelos triples fusiona con RAPALA, líder mundial del señuelo.

 

2001

un nuevo presidente

Llegada de Stanislas de Castelnau, actual Presidente y Director General de VMC, que sucede a Christophe Viellard.

2010

vmc celebra un siglo de excelencia

La fábrica VMC, sus distribuidores y sus socios en el mundo entero celebran los 100 años de la producción de anzuelos en Francia.

Así, VMC obtiene la prestigiosa distinción "Empresa del patrimonio vivo" por parte del Gobierno francés, que recompensa el saber hacer francés.